¿Es el fin de las botellitas de gel y champú de los hoteles?

0
50
  • Los alojamiento empiezan a poner dispensadores montados en la pared de la ducha

Quien más y quien menos ha metido en la maleta alguna de esas botellitas de gel, champú o crema hidratante que los hoteles ponen al servicio de los clientes. Estos pequeños artículos de aseo personal, que suelen decorar los cuartos de baño de los hoteles, tienen los días contados. Tres de las grandes cadenas de alojamiento, -Marriott, InterContinental Hotels Group y Kimpton de IHG– han acordado sustituir estos «amenities» por dispensadores en la pared de la ducha. Esta medida, que ya ha generado cierto malestar entre los huéspedes, se toma por una doble causa, ahorro en costes y reducción de la contaminación.

La primera cadena en tomar esta decisión fue Kimpton de IHG que ya usa dispensadores de plástico transparente instalados en las duchas. La cadena Marriott , por su parte, ha iniciado este cambio en 450 hoteles de cinco de sus marcas y planea expandirla a 1.500 alojamientos de Norteamérica en 2019. El tercero en unirse a este grupo, según informa The Wall Street Journal, es la cadena InterContinental Hotels, quien tiene previsto poner este tipo de dispensadores de pared en cuatro de sus marcas.

Los motivos del cambio

A pesar de la queja de algunos clientes, lo cierto es que, -como ningún cliente quiere ver en su baño algún elemento del huésped anterior-, los hoteles se ven obligados a tirar al año millones de botellitas a medio usar. Los dispensadores eliminan este problema ya que son rellenados por las camareras de habitación sin que ningún huésped se sienta agraviado. Esto supone un ahorro económico para los alojamientos pero sobre todo reducen la contaminación teniendo en cuenta que al año por cada habitación de hotel se tiran a la basura unas 1.000 botellas de plástico.

Algunas cadenas se están resistiendo a esta tendencia. Una de ellas es Choice Hotels, un grupo de 6.800 hoteles franquiciados, en su mayoría con marcas de bajo coste, quien ha decidido quedarse con las botellitas. Las encuestas que han realizado les ha llevado a seguir con los clásicos «amenities» ya que según dicen, los huéspedes desconfían de la limpieza y mantenimiento de los dispensadores de pared.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here