Officine Meccaniche, la heroica OM de los años veinte

0
51

Quienes jamás escucharon de esta compañía debemos decir que Societá Anonima Officine Meccaniche (OM) fue una empresa italiana automotriz fundada en 1918, en Milán.  Más adelante fue comprada por ese gigante que es el Grupo Fiat, en 1975, e integrada a su división Iveco.

Sin embargo, sus orígenes se remontan a 1857 de manos de la sociedad Miani, Silvestri & C. –dedicada al material ferroviario– pasa por una serie de fusiones y compras que incluyen la fábrica de automóviles Züst, de Brescia, disuelta en 1912. De todo ese proceso surge OM, que produce su primer vehículo en 1918.

El momento cumbre de OM llegaría en 1923, cuando logra concretar su modelo 665 Superba. Fue un auto de claro carácter deportivo, que tuvo en la versión 665SSMM Superba su máxima expresión. Estaba equipado con un motor de 2.2 L y compresor roots, siendo un verdadero misil. Tanto fue así que en el período de 1923 a 1928 el team regular de pilotos de OM –compuesto por Renato Balestrero, Ferdinando Minoia y Giuseppe Morandi– logró éxitos importantes en toda Europa, sobresaliendo en la Copa de los Alpes en 1923 y 1924, los circuitos de Montenero y Mugello en 1924, la Coppa Vinci en 1925 y 1926, el circuito Apuano en 1925 y el Gran Premio de Trípoli del mismo año. También la Copa de San Sebastián de 1926 y sobre todo el segundo puesto en el Gran Premio de Italia de 1927, tras el Delage de Benoist, y el fabuloso triplete en la primera prueba de las legendarias Mille Miglia.

Estos sonados triunfos dieron a la marca fama mundial, y sus ventas aumentaron de forma espectacular, saliendo al mercado innumerables versiones del 665. Sin embargo, contrario a lo que pudiera pensarse, esta notoriedad marcaría el destino de OM. La todopoderosa Fiat fijó su atención en esta marca que le soplaba en la nuca y, en 1933, la incorporó a su grupo industrial.

Todavía le permitió conservar durante cierto tiempo su carácter autónomo, sin dudas para aprovechar el prestigio que tenía, de forma que para 1934 salió al mercado el último modelo que llevaría la marca OM  –el tipo V Alcyone– con un excelente motor de seis cilindros, 2.13 L y una potencia de 65 CV.

Ya para 1937 Fiat decide que es momento de cesar definitivamente la fabricación de automóviles OM, enfocándola en la construcción de camiones, maquinaria agrícola y material ferroviario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here