Inicio Noticias Un piloto de 18 años busca convertirse en la persona más joven...

Un piloto de 18 años busca convertirse en la persona más joven en dar la vuelta al mundo

0
72
El intrépido aviador se embarcó en una travesía repleta de desafíos. 

En el contexto de los nuevos modelos de economía en red, las plataformas de crowdfunding como GoFundMe ayudan a reunir inversores a pequeña escala, por ejemplo, para la financiación de proyectos tales como películas independientes. Otros conectan a inversores con empresas que necesitan capital de riesgo para crecer. Pero el pasado 20 de marzo, una solicitud publicada por un joven estadounidense llamó la atención de los medios de todo el mundo por su naturaleza aventurera.

“Mi nombre es Mason Andrews. Tengo 18 años y soy un estudiante de aviación profesional de Louisiana Tech. El 14 de julio de 2018 intentaré alcanzar el récord mundial al convertirme en el piloto más joven en completar una vuelta al mundo solo. Necesito recaudar USD 125.000 para comprar el equipamiento especial que me permitirá hacer la travesía” compartió Andrews.

Tras haber recaudado la nada despreciable cifra de USD20.920 el joven piloto ha iniciado su periplo, en busca de convertirse en la persona más joven, con 18 años y 4 meses, en emprender una travesía de semejante magnitud sin acompañante alguno. El pasado domingo, Mason despegó del aeropuerto regional de Monroe en su Louisiana natal, con una misión para nada despreciable por cumplir.

Según sus cálculos iniciales, el intrépido aviador espera completar su viaje entre 30 y 40 días para poder superar el récord marcado por el australiano Lachlan Smart, quien completó la vuelta al mundo en 2016, con solo 18 años, 7 meses y 21 días.

Andrews compartió que el clima será su mayor desafío. Cruzará el Atlántico en una ruta más austral debido a cambios en las condiciones de vuelo. La hoja de ruta lo llevará desde la Isla de Terranova, en Canadá, a los Azores, un conjunto de islas perdidas en medio del océano Atlántico.

También cruzará el Pacífico a través de la ruta más boreal posible, lo que le permitirá acortar su viaje al evitar hacerlo por el ecuador terrestre. Según reporta el periódico The News Starel trayecto más largo que Andrews tendrá que recorrer sobre mar abierto durará alrededor de 15 horas, cuando viaje desede Japón con destino a Alaska.

Hasta el momento, su viaje más largo ha sido de solo siete horas, pero su padre asegura que se ha preparado lo mejor posible practicando por decenas de horas en el simulador de vuelo de la universidad de Louisiana Tech, donde el joven estudia aviación profesional.

En diálogo con la cadena KSLA, Andrews aseguró que desea completar este viaje para poder mostrarle a los niños que pueden cumplir sus sueños. “Quiero que la gente vea que realmente cualquiera puede lograr algo si realmente se lo proponen” compartió el valiente aviador. “Si tienes un sueño y un objetivo y haces lo necesario para cumplirlo, en vez de sentarte a esperar que suceda, puedes alcanzarlo” agregó.

Mason planeaba volar a través del Atlántico para tomarse unas vacaciones en el Reino Unido, pero su espíritu aventurero lo llevó a reconsiderar su hoja de ruta inicial. “Cuanto más lo pensaba, me di cuenta de que podía ser la persona más joven en dar la vuelta al mundo. Al estudiar la logística y la autonomía de mi avión, decidí que podía intentarlo”compartió el piloto al News Star.

“Idealmente, volaré unas 10 o 12 horas por día. Pero todo dependerá del clima. Con certeza pasaré al menos algunos días en lugares con mal clima” advirtió Andrews, quien comenzó a volar en 2013 en planeadores y naves sin motor. Al año siguiente, realizaría su primer vuelo en un avión con motor, para darse cuenta de que su destino era ser piloto.

Mason compartió que su aventura requerirá una gran sincronización a nivel de logística, dado que tendrá que planificar de antemano donde recargará gasolina y cómo se mantendrá comunicado en todo momento por medio de los sistemas de navegación. Su iniciativa también tiene un costado de tipo solidario, dado que buscará recaudar fondos para la fundación MedCamps de Louisiana, la cual organiza campamentos de verano gratuitos a niños con capacidades diferentes.

“Nos sentimos muy confiados y a él se lo ve seguro” compartió Jeb, el padre de Mason, tras asegurar a los medios locales que “todo estará bien”. Más allá del apoyo incondicional que asegura haberle brindado a su hijo, este no dudo en “pasar un peine fino” a lo largo y ancho del avión de su vástago para asegurarse de que ningún detalle sea librado al azar, en una aventura que seguramente marque a Mason para el resto de sus días.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here