Inicio Cultura Arte y software libre: viaje virtual al interior del museo total

Arte y software libre: viaje virtual al interior del museo total

0
48
El desarrollador web argentino Leonardo Russo creó el sitio 3D Art Museum y compartió el código “para que centros culturales y artistas independientes puedan tener su propia exposición de arte en un museo 3D”. En esta nota, una charla sobre los pormenores del sitio y la importancia del software libre.
3D Art Museum
3D Art Museum

No hay que golpear la puerta. Uno entra al 3D Art Museum desde la pantalla y enseguida comprende todo. Es literalmente un museo…. un museo total.

Las obras están una al lado de la la otra. Basta con girar la cabeza y ver La creación de Adán de Miguel ÁngelLa persistencia de la memoria de Salvador DalíLas meninas de Diego VelázquezLa Gioconda de Leonardo Da Vinci, Impresión, sol naciente de Claude Monet y la lista sigue. Uno se acerca al cuadro y debajo se desliza una breve descripción que será leída por una voz maquínica femenina. “Es el resultado de haber estado trabajando durante los últimos dos años con tecnología de visualización y modelado 3D”, le dice a Infobae Cultura el creador de este sitio, Leonardo Russo, desde su escritorio, en conversación —no podía ser de otra forma— virtual.

“Y al trabajar con nuevas tecnologías web en HTML5, me encontré con algunos ejemplos de galerías virtualizadas que estaban dando recién sus primeros pasos o proyectos cuya adaptación o implementación eran muy complicadas para un diseñador o programador que no tuviera una experiencia directa con el código. Es por ello que me pareció una buena idea poder desarrollar una plataforma web, compatible con smartphones y tablets, que ofreciera la posibilidad a centros culturales y artistas independientes de acercar su arte a través de tecnología web y en 3D, dejando de lado las complejidades técnicas que esto pueda conferir”, continúa.

Ahora, mientras dialoga con Infobae Cultura, está en su casa, frente a la Mac de su escritorio. Intercambia mensajes con un traductor de japonés, toma café y envía mails. En sus palabras, además de teorizar, está la eficiente parte práctica porque, para él, desarrollar software —en este caso software libre— es “apuntar a mejorar la calidad de vida de las personas”.

Leandro Russo, creador del 3D Art Museum
Leandro Russo, creador del 3D Art Museum

Hay una idea que parece nueva. Con la llegada internet y sus enormes posibilidades de construir conocimiento, una cultura colaborativa pujó hacia lo que se conoce como software libre. ¿Qué significa eso? Cada vez que alguien diseña un programa informático y da a conocer el código fuente —algo así como los planos arquitectónicos— a quienes quieran estudiarlo, copiarlo e incluso mejorarlo está socializando el conocimiento. Las marcas del autor se borran momentáneamente para tejer una red libre que avanza y se expande en todo el horizonte.

Desde luego que esta idea a las grandes empresas de la web y la programación no les resulta para nada divertida. De hecho, sus programas son pagos y para obtenerlos se necesitan permisos. Van en otra línea, digamos. En este sentido, el movimiento del software libre creció muchísimo desde que en 1985 Richard Stallman fundó la Free Software Foundation. Hoy, acá, en este rincón del mundo, Leonardo Russo hace su aporte.

“El código de la web solamente pide que se especifique la pared en la cual se desea colocar cada cuadro (un archivo JPG, foto del celular, escaneado, etc.), un audio descriptivo (un archivo MP3 que puede ser la propia voz del artista o un locutor) y el texto del subtitulado del audio. Un ejemplo de esto se puede ver en la simpleza lograda en el código fuente de la página web de 3D Art Museum, donde se incluyen solamente 23 líneas de código: 1 línea de código para crear el entorno, 20 líneas para agregar 20 obras de arte y otras dos líneas para comenzar a explorar el museo 3D junto con una voz y texto de bienvenida”, explica.

Las obras de Diego Velázquez, Miguel Ángel y Claude Monet forman parte del 3D Art Museum
Las obras de Diego Velázquez, Miguel Ángel y Claude Monet forman parte del 3D Art Museum

—¿Por qué decidiste ponerle código libre al programa?

—Me parece que es un buen aporte para que centros culturales y artistas independientes puedan tener su propia exposición de arte en un museo 3D que puede ser visitado a través de smartphones, tablets y computadoras a través de la web, junto con la ubicuidad que ésta confiere.

—Es difícil pensar que la sociedad se encamine hacia una cultura colaborativa que cree el conocimiento de forma colectiva. ¿Sos optimista respecto al futuro en estas cuestiones?

—Sí, creo que cuando se desarrolla un software para brindar un aporte a la sociedad, es egoísta no compartir el código fuente. En mi opinión, el verdadero valor de un proyecto no se determina solamente por la cantidad de personas a las alcanzó, sino también a cuán dispuesto está el desarrollador a compartir su trabajo con otros programadores, para que puedan mejorarlo u ofrecer versiones alternativas. El código libre es la mayor expresión de esa línea de pensamiento.

Leonardo Russo empezó hace mucho. Diez años tenía uando empezó a programar. “Fue con Quick BASIC bajo DOS“, recuerda. ¿No comienzan así, desde la más llana curiosidad, las mejores historias?

Tiempo después, su hermano, que había comenzado a cursar Ingeniería Informática, le dejó toda la bibliografía que él necesitaba. A los 16, con esos manuales académicos, el camino ya estaba allanado. Terminado el secundario, se metió en la UADE y ya empezó a trabajar en un programa para personas con discapacidad visual. Cuando dejó la universidad, pudo dedicarle tiempo a su último gran proyecto: Blind Communicator. Desde entonces, pensó siempre la programación como una herramienta, no sólo colaborativa, sino también solidaria. La tecnología como herramienta de ayuda directa.

“De la misma forma que Blind Communicator permite que personas con discapacidad visual utilicen smartphones y tablets de forma fácil e intuitiva, creo que cualquier producto o servicio debería estar preparado, en mayor o menor medida, para que todas las personas puedan utilizarlos. Bajo este enfoque es que decidí incluir un subtitulado para el audio descriptivo de cada cuadro, para que personas con discapacidad auditiva puedan formar de la experiencia virtual que ofrece 3D Art Museum“, concluye.

>> Ingresar a 3D Art Museum
>> Ver el código fuente 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here