Inicio Entretenimiento Glamour, playas y cine: Lido, la isla italiana de los festivales

Glamour, playas y cine: Lido, la isla italiana de los festivales

0
29

Hace 75 años que el Festival de Cine de Venecia transita por una de las islas más glamorosas del archipiélago. Estrellas, lujo, exotismo y cine en un recorrido magnífico de este exclusivo rincón del planeta.

El landscape de la isla tiene el clásico ocre de Venecia, con una mixtura única de la arquitectura clásica y las construcciones modernas
El landscape de la isla tiene el clásico ocre de Venecia, con una mixtura única de la arquitectura clásica y las construcciones modernas

Por Flavia Tomaello

Hace 75 años que el Festival de Cine de Venecia transita por una de las islas más glamorosas del archipiélago. Desde Toronto, Cannes, Berlín, San Sebastián, hasta Mar del Plata, cada uno tiene su perfil, historia y segmentación, pero Venecia, con sus tres cuartos de siglo a cuestas, además de todo el glam de un evento de este estilo, saca la escenografía de la pantalla grande y se convierte en parte de las exhibiciones.

Para el cinéfilo los festivales son un imán invencible. Hay una especie de transfusión natural entre el evento y el participante. Se crea una comunidad con códigos propios, un espacio donde se construyen colectivamente las tendencias de la industria.

En su 75º edición, el Festival Internacional de Cine tuvo lugar del 29 de agosto al 8 de septiembre. ¿El sitio? El de siempre: la isla de Lido. La parte más occidental del archipiélago de Venecia, allí donde sí circulan autos y hay transporte público sobre ruedas. Donde “la Serenissima” mezcla su espíritu barroco con la bohemia de los ’70.

Lido es el sitio vacacional por excelencia de los venecianos
Lido es el sitio vacacional por excelencia de los venecianos

Formando una barrera entre Venecia y el mar abierto, los hoteles exclusivos de Lido y la amplia playa continúan atrayendo turistas. Históricamente, los asentamientos en la isla comenzaron en la sección central, conocida como Malamocco. Esta porción de la isla sirvió como un antiguo puerto y hoy contiene algunos lugares turísticos. Los registros también muestran que en 1202, miles de cruzados usaron Lido como campamento.

La isla solo comenzó a desarrollarse durante el siglo XIX, cuando se convirtió en uno de los primeros y más exclusivos resorts en Europa, atrayendo a famosos escritores, estrellas de cine y regalías. Los grandes hoteles se construyeron a lo largo de la costa y la isla que alguna vez estuvo casi desierta se convirtió en el lugar para estar y ser visto.

Glamour y circuitos

La llegada a Lido tiene un tinte bucólico y posmoderno: con la franja nostálgica que aporta Venecia y la impronta de diseño que ha bañado sus costas en los últimos años
La llegada a Lido tiene un tinte bucólico y posmoderno: con la franja nostálgica que aporta Venecia y la impronta de diseño que ha bañado sus costas en los últimos años

Solo la laguna la separa de Venecia; sin embargo, Lido está muy lejos del ruido y la confusión de las multitudes de turistas. Excepto cuando las celebridades, y con ellas decenas de fanáticos, acuden en masa al Festival que se celebra en el Palazzo del Cinema. Fundado en 1932 por el presidente de la Biennale di Venezia, el conde Giuseppe Volpi di Misurata, el festival ha atraído a las grandes estrellas del cine, como Greta Garbo y Clark Gable, desde sus inicios.

El resto del año, la lentitud de la vida en el Lido, un pequeño tramo de tierra que se extiende frente a Venecia durante once kilómetros, se puede apreciar en una excursión de un día en bicicleta por sus calles secundarias, con la Laguna de Venecia en un lado y el Mar Adriáticopor el otro. Un paseo pausado le da a los visitantes la oportunidad de apreciar la luz, los colores, los reflejos del agua y el olor a sal, mientras se admiran restos históricos y artísticos.

El lugar principal de amarre es Piazzale Santa Maria Elisabetta. Comienza en Lungomare Guglielmo Marconi, la zona más animada con el Palazzo della Mostra del Cinema, el Casino, y el lujoso Grand Hotel et des Bains y Grand Hotel Excelsior. La alfombra roja del Festival va directamente desde allí al Palazzo del Cinema y en la terraza del hotel reúnen a los fanáticos para ver a sus ídolos llegando en taxi acuático.

Las casetas en la arena tienen una nostalgia que sumergen en un set de filmación
Las casetas en la arena tienen una nostalgia que sumergen en un set de filmación

Se convirtió en un balneario cosmopolita entre los siglos XVIII y XIX. No hay sombrillas y sillas como en muchas otras playas italianas; aquí usan el famoso “capanne”, como las elegantes tiendas blancas del Excelsior. En el pasado, esta área era frecuentada por personas como Lord Byron, a quien se podía ver a caballo o nadando en la laguna, y Thomas Mann, quien se inspiró en este sitio para escribir su novela de 1912 “Muerte en Venecia”.

El esplendor de los tiempos pasados es atestiguado por las numerosas villas de estilo liberty propiedad de ricos venecianos que se instalan allí para sus vacaciones junto al mar. Son imperdibles los “murazzi”, que comienzan al final del Lungomare Marconi; son un importante proyecto arquitectónico construido por la República de Venecia en el siglo XVIII para defender la isla de las tormentas del mar.

Malamocco hoy es un tranquilo y colorido pueblo de pescadores reunido alrededor de la iglesia de Santa Maria Assunta del siglo XIII y el gótico Palazzo del Podestà de dos siglos después.

Después de Malamocco, en el extremo sur de la isla, se encuentra Alberoni, uno de los balnearios más antiguos del Lido. Justo detrás de la orilla se encuentra Oasi delle Dune, una zona protegida de WWF (World Wildlife Fund) con altas dunas de arena y un hábitat natural salvaje. Desde aquí es posible llegar en ferry a Pellestrina, un banco de arena atemporal y pequeño, donde, en algunos puntos, se puede caminar de un lado a otro con unos pocos pasos.

Playas apacibles, tranquilas, amplias, con vida sencilla y vista al Mediterráneo
Playas apacibles, tranquilas, amplias, con vida sencilla y vista al Mediterráneo

Algunas de las pequeñas aldeas de pescadores, con sus coloridas casas, placitas y aroma a mariscos incluyen Santa Maria del Mare, San Pietro in Volta y Pellestrina propiamente dicha, la más poblada de las tres. Se divide en cuatro barrios llamados “sestieri”, que toman el nombre de las familias que fueron enviadas aquí por el Magistrado de Chioggia en el siglo XIV: Busetto, Vianello, Zennaro y Scarpa.

Visitar el cementerio hebreo del Lido, construido en 1389 y recientemente restaurado es una experiencia culturalmente relevante. Es curioso hacer un recorrido histórico a partir del estilo y mensajes de las lápidas que emergen en el mar verde el pasto creciendo y el arrullo del Adriático allí cerca.

Luxury veneciano

Una redundancia absoluta parece ahunar la idea de lujo y Venecia, sin embargo, por Lido se pueden descubrir espacios muy exclusivos, incluso para los artistas convocados por el Festival.

La Gran Viale Santa Maria Elisabetta propone tiendas de todo tipo de un lado y otro de una enorme calle central.

La construcción del mito que se puso el órbita a Lido nació de la mano de los hoteles. Des Bains, espacio que se convirtió en un hotel de elección para nombres famosos en todo el mundo desde el comienzo del siglo XX. Tanto la aristocracia como el mundo literario se convirtieron en invitados habituales.

Pileta, playa, spa… el agua sigue siendo protagonista en la isla más continental del archipiélago
Pileta, playa, spa… el agua sigue siendo protagonista en la isla más continental del archipiélago

De 1912 a 1934, Thomas Mann pasó gran parte de su tiempo en Des Bains y el hotel se convirtió en sinónimo del mundo literario. El hotel pasó a ser legendario en las décadas de 1920 y 1930, cuando las fiestas temáticas tenían presentes a los nombres más modernos de la época, así como los salones de baile que lanzaban el Foxtrot y el Charleston.

El esplendor del Excelsior nació de un deseo de crear el hotel más lujoso del mundo: el visionario empresario Nicolò Spada y el arquitecto Giovanni Sardi combinaron sus fuerzas para transformar el Lido de Venecia en un glorioso destino de personalidades ricas y famosas, creando un lugar de cuento de hadas en un estilo típico de la Belle Époque, tomando prestados elementos de influencias históricas, incluidos los diseños moriscos, así como grandes cúpulas y claraboyas gracias a las nuevas técnicas de ingeniería.

Abrió sus puertas en 1908 con una lujosa fiesta frente al mar para más de 3.000 invitados de todo el mundo. Se convirtió rápidamente en el destino de los ricos y famosos, las estrellas del cine y la realeza. Invitados notables han incluido a Winston Churchill, el duque y la duquesa de Windsor, Marlene Dietrich, Barbara Hutton, John Steinbeck, Ingrid Bergman y el Aga Khan.

En 1932 se lanzó al mundo mágico de las películas, dando la bienvenida al primer Festival de Cine de Venecia en su terraza excepcional. Desde entonces se ha convertido en una parte integral del festival.

La arquitectura grandiosa de sus edificios muestra un cierto lujo retro
La arquitectura grandiosa de sus edificios muestra un cierto lujo retro

Lido se conecta fácilmente con el corazón de la ecléctica Venecia en transporte público. La posición única de la isla, ubicada entre dos sistemas marinos, garantiza las condiciones climáticas y la brisa ligera del Adriático durante el calor del verano veneciano. Durante la primera mitad del siglo XX, Lido fue la “isla dorada” debido a las maravillosas estructuras arquitectónicas inspiradas en la antigua Belle Époque.

Los poetas y escritores internacionales eligieron Venice Lido como un “lugar de delicias”. Durante su tiempo en Venecia, Lord Byron solía pasear por los campos, mientras que Henry James lo describió como “un lugar muy natural y sin tocar”.

Las playas de Lido se formaron debido a la construcción de dos grandes escolleras en St. Nicolò (norte) y Alberoni (sur) y otras más pequeñas que salen de las costas frente a cada casa de baños llamada “pennelli”. La primera, “Grande stabilimento balneario eretto sull’Onda viva del Mare”, fue construida en 1857.

La costa del Lido es famosa por su arena fina y aguas limpias, a las que se puede acceder desde las instalaciones históricas junto al mar, cerca de las elegantes cabañas que, desde finales del siglo XIX, fueron el símbolo de las vacaciones venecianas y de muchos viajeros. de todo el mundo. Playas salvajes compuestas por dunas y el mar, espacios silenciosos para un día romántico y único, porque esta zona residencial es exclusiva, llena de restaurantes típicos y atardeceres sobre el mar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here