De los eléctricos a los coches voladores autónomos

0
195

Cuando cada vez hay más propuestas de coches eléctricos y alguno que otro híbrido “verde” hay empresas que miran más allá en lo que se trata de los coches del futuro. Concretamente miran al cielo, porque cada vez son más las propuestas de taxis y coches voladores, sumando las de empresas ya conocidas y las que intentan hacerse un hueco.

Suele tratarse de diseños muy futuristas, que ahora mismo cuesta considerar realistas teniendo en cuenta los intentos que hemos visto ya. No se trata de un objetivo fácil, aunque el nivel tecnológico al que hemos llegado en lo referente a transporte es alto, los vuelos exigen mucha energía y las baterías actuales han de mejorarse para que den más autonomía con menos volumen entre otros aspectos, pero hay un auge en las iniciativas desde hace algo más de dos años y muchas apuntan a un claro fin: un futuro de tráfico aéreo autónomo.

Un proyecto como éstos implica, además de conocimientos, una cantidad importante fondos sólo para empezar. De ahí que pueda ser “más fácil” para una compañía grande, si además ya se dedica a poner vehículos en el aire.

Es el caso de Boeing, que hace unos días anunciaba la creación de una nueva división orientada al mercado de los vuelos autónomos, Boing NeXt. Explicaba el CTO de la empresa, Greg Hyslop, que el desarrollo de vehículos voladores (autónomos) “va a llegar en los próximos años” y que “el transporte ha de ser multi-modal”, hablando de que usarán blockchain e inteligencia artificial para desarrollar un sistema de control del tráfico aéreo.

Coches voladores

En mayo de 2017 Toyota anunciaba que invertía en la empresa Cartivator, creadora del vehículo volador eléctrico SkyDrive, apostando así por el mercado de los coches voladores. La compañía japonesa invirtió 9 300 millones de dólares en nuevos desarrollos, tecnologías y proyectos orientados a crear los vehículos del futuro (siendo unos 400 000 dólares para SkyDrive) con la idea de tener listo un prototipo funcional en 2018 y un producto comercial a inicios de 2020 (y que esté listo para los Juegos Olímpicos de Tokio).

Y en noviembre de 2017 era la empresa matriz de Volvo, Zhejiang Geely Holding Group, anunciaba la adquisición de Terrafugia, una empresa especializada en la creación vehículos voladores desde 2009, teniendo ya varios prototipos (como el TF-X) y la intención de comercializar su primer vehículo en 2019. No se desveló nada más del acuerdo o de las características finales de sus vehículos, así que quedará ver si finalmente lo presentan en un año.

Algo más tarde supimos de la intención de Porsche, según dijo el jefe de ventas de la empresa, Detlev von Platen, a la revista alemana Automobilwoche. Se trataría de un vehículo sencillo que ni siquiera requeriría licencia para conducirlo, pero no dieron muchos más detalles.

Coches voladores

Pero no acaba aquí. Hace pocos días era Rolls-Royce la que se subía al carro de los taxis voladores, desvelando su concepto de vehículo eléctrico de despegue y aterrizaje vertical (EVTOL) en el Farnborough International Airshow 2018. Un diseño orientado a que pueda adaptarse para los distintos tipos de transporte (personal, público, mercancías e incluso militar).

Además de lo llamativo de estos transportes, se colocan como transporte del futuro por unas necesidades muy presentes: la congestión en ciertas ciudades y las emisiones que los motores de combustión, que contribuyen al exceso de óxidos de nitrógeno y carbono en la atmósfera. De ahí que la mayoría ya piensen en hacerlos eléctricos (aunque haya propuestas que empiecen con motor de combustión, quizás por empezar por el “camino fácil” para adquirir atención y posteriormente evolucionar
a lo eléctrico).

En teoría los coches voladores serán más silenciosos que los helicópteros convencionales, además de que requieren puntos para aterrizar y despegar más pequeños (con la idea de que estos figuren en la calle o incluso en plazas de garaje, y no requieran una azotea entera). También falta que se regulen sus vuelos y permisos en algunos casos, sobre todo considerando que la intención es que sean autónomos. Veremos cómo evoluciona todo esto, probablemente aún nos quede mucho que ver.

(Tomado de motorpasión.com)

Coches voladores

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here