Vendedores ambulantes y servicios en las playas de Punta del Este: qué se vende y qué se alquila

0
65

Por las arenas del balneario top de la región circula una oferta variada y reducida en comparación a las costas argentinas. Muchos vestidos y túnicas, poca comida y servicios de lujo: precios y variedades 10 de Enero de 2019 

La ropa de playa es una postal recurrente en las playas de la costa esteña (Matías Souto)
La ropa de playa es una postal recurrente en las playas de la costa esteña (Matías Souto)

Las playas y los vendedores ambulantes: en Punta del Este los hay. Sin saturar la escenografía ni convertirse en un elemento abusivo del lugar, recorren la arena del balneario top cargando sus productos y deteniéndose en ubicaciones estratégicas. La oferta es variada: abundan los comerciantes que venden ropa de playa y escasean las ofertas gastronómicas que sobran en las playas de Buenos Aires.

No se ven tanto ni se hacen sentir, pero están, casi como una metáfora de la idiosincrasia uruguaya. Los vendedores que más hay ofrecen pareos, vestidos, pantalones, túnicas: todo vestuario liviano, amplio, cómodo y de colores claros, ideal para la playa. Las opciones más costosas son de lino y de seda que van desde los 1.200 pesos uruguayos hasta los 1.800, que en la conversión excede los dos mil pesos argentinos.

Su valor oscila entre los 700 y los 1800 pesos uruguayos, según su tela y el comerciante (Matías Souto)
Su valor oscila entre los 700 y los 1800 pesos uruguayos, según su tela y el comerciante (Matías Souto)

Muchos de los comerciantes están registrados y disponen de pago con tarjeta que incluye el beneficio impositivo con el descuento del IVA. En la variedad de la oferta, también se encuentran precios más accesibles que oscilan entre los 700 y los 800 pesos. “No solo no aumentamos los precios, sino que lo que el año pasado lo ofrecía a 1.000 pesos, ahora está 800”, contó un vendedor que lamentó la pérdida del poder adquisitivo del turista argentino, su principal fuente de ingreso.

 El peso uruguayo cuesta en las casas de cambio 1,19 pesos argentinos. En algunos comercios, promocionan el 1 a 1 con el lema “un argentino, un hermano”

Los sombreros son otra postal habitual en las playas del balneario uruguayo. Los comerciantes los venden con descuentos y promociones: por ejemplo, la segunda unidad al 70% del valor. El abanico de ofertas es amplio y va desde los 500 a los 900 pesos uruguayos (de 580 a 1500 pesos argentinos). En relación a modas, también hay en menor medida vendedores que ofrecen vinchas a 250 pesos uruguayos y pulseras de diferentes materiales que oscilan desde los 80 hasta los 300 pesos locales.

Las tablas para hacer Paddle Surf se pueden alquilar en distintas playas de todo el departamento de Maldonado (Matías Souto)
Las tablas para hacer Paddle Surf se pueden alquilar en distintas playas de todo el departamento de Maldonado (Matías Souto)

Los pocos aventureros que venden café en una zona donde predomina el tomador de mate no aumentaron el precio: se mantuvo en 100 pesos uruguayos. Estos comerciantes dependen principalmente del consumidor argentino que necesita el cortado del mediodía y la tarde.

También están los históricos vendedores de artículos de playa. Su catálogo cuenta con pelotas a valor de 150 pesos las de goma y 400 las imitaciones de las profesionales, raquetas con pelotita a 450, baldes para niños a 400 y el tejo a 350.

El alquiler de las tablas de Paddle Surf, un deporte acuático en auge en las playas de Punta del Este, cuesta 300 pesos uruguayos la media hora y 500 los 60 minutos. Pero lo más caro es el alquiler de la moto de agua: su precio ni siquiera está en pesos. Tiene un costo de 60 dólares los quince minutos (o 2.000 pesos uruguayos) y 120 dólares la media hora. No se precisa ninguna licencia y pueden subirse dos al motovehículos.

En algunos paradores, sobre el comienzo de la arena hay instaladas carpas con camas para masajes. Son uno de los servicios top de las playas de la costa uruguaya. Su valor se discrimina por tiempo: quince minutos, 20 dólares; veinte minutos, 30 dólares, cuarenta minutos, 45 dólares, una hora, 50 dólares. Si se trata de servicios de descanso, una sombrilla puede costar por día al menos unos diez dólares en un balneario de la península mientras que en un parador VIP la carpa con camas y reposeras puede variar entre 50 y 150 dólares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here