Automóviles europeos en peligro

0
108

Los automóviles europeos están en peligro y la industria automotriz alemana sería la primera afectada por las medidas arancelarias por parte de Estados Unidos.

Foto aérea de un parqueo

¿Quién le pone el cascabel al gato? ¿Pasarán la prueba de fuego los automóviles europeos? Esta es la gran incógnita, ahora que el Departamento de Comercio de Estados Unidos los calificó “como un peligro para la seguridad nacional

Ángela Merkel, la canciller alemana, se pronunció al respecto y considera que dicha declaración es preocupante para Alemania y que ellos se sienten orgullosos de sus autos.

Esta condicionante implica, según especialistas, imponer en Estados Unidos duras cargas impositivas, por lo que la canciller expresó durante la Conferencia de Seguridad de Múnich: “Todo lo que puedo decir es que estaría bien que consigamos llegar a verdaderas negociaciones” y acotó que los coches fabricados en Baviera, en el sur de Alemania, no representaban una mayor amenaza que los mismos vehículos producidos en Carolina del Sur, en Estados Unidos, donde “se encuentra la mayor fábrica de BMW en el mundo“.

Muchos automóviles en las autopistas

El departamento de Comercio de Estados Unidos concluyó que los autos y el material automovilístico importado eran una amenaza para la seguridad nacional del país, ya que debilitaba la industria automotriz.

Los grupos automotores alemanes, entre ellos los gigantes Volkswagen, Daimler y BMW exportaron en 2018 unos 470 000 automóviles de Alemania hacia Estados Unidos, según cifras de la federación de constructores VDA.

Solo falta la comunicación formal, del Departamento de Comercio estadounidense, acerca de si las importaciones de autos comprometen la seguridad nacional de Estados Unidos lo suficiente como para imponer aranceles. El presidente Donald Trump tendrá después 90 días para decidir si las aplica o no. Aunque dichas recomendaciones pueden postergarse o no difundirse al público.

De pronunciarse por los aranceles, se estaría endureciendo la combativa postura del gobierno hacia el comercio. Hasta ahora se han impuesto tasas a la importación de acero, aluminio, máquinas de lavar, paneles solares y cientos de artículos chinos. Los impuestos y aranceles son una pesada carga para las empresas estadounidenses que importan todas esas mercancías y repuestos, muchas de las cuales están aumentando los precios al consumidor. Numerosos economistas temen el impacto que puedan tener más aranceles en la economía.

Las tarifas pueden tener consecuencias de amplio alcance, afectando a las fábricas de autos, a menudo con partes importadas; a las concesionarias y a los consumidores.
Los vehículos de pasajeros y repuestos importados representaron 340 000 millones de dólares en 2017.

El 14 % de los 17.2 millones de vehículos vendidos en Estados Unidos en el 2017 provinieron de México y el 11% de Canadá. El 10 % eran japoneses, un 5% surcoreanos, un 3 % alemanes y el 5 % de otros países. No obstante, más de la mitad, el 52 %, estuvieron fabricados en Estados Unidos.

Tomado de: www.ansalatina.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here