Una Feria para conocer el potencial de Barahona

0
37

En Barahona comenzaron ya hace unos años a prepararse por un futuro de turismo y producción ya más cercano.

El Clúster Turístico Productivo de Barahona inaugura el 5 de abril la tercera edición de una Feria que ha logrado prácticamente duplicar el número de expositores y cuadruplicar el de asistentes en su corta vida.

La intención, explican Virgilio Pérez Bernal, su presidente, y Elena Nunziatini, directora ejecutiva, es mostrar que en Barahona se pueden hacer negocios y unir a los pequeños y grandes empresarios que ya trabajan en la zona en una visión común del desarrollo. Un desarrollo, explica Nunziatini, que más que provincial se trabaja regionalmente:

“Nuestra visión es la de un corredor turístico del Sur, que incorpore en una misma visión del turismo a las provincias desde Santo Domingo hasta la frontera”. Ya formados, los clúster de Baní, San José de Ocoa y otros municipios, trabajan ya en proyectos comunes con el de Barahona.

El objetivo, un corredor turístico cultural y sostenible que respete la naturaleza e idiosincrasia de la región conociendo sus fragilidades y que potencie sus fortalezas.

Turismo sostenible

Esta aspiración está moldeando un proyecto de desarrollo turístico que en nada se parece al que se instaló en Puerto Plata o en el Este. “Las condiciones naturales de la región no permiten ese turismo masivo o de todo incluido”, explican desde el Clúster.

Es un turismo de observación de aves, con un marcado interés y respeto medioambiental. Un turismo náutico de pequeñas ensenadas, playas en parques nacionales y zonas protegidas. Un turismo muy informado. Un visitante que prefiere el slow food y alojamiento de determinadas características.

La Feria (del 5 al 8 de abril) servirá de escaparate de las empresas que ya trabajan en la zona y que persiguen estas metas. Chefs que mostrarán la gastronomía de la zona, con productos locales y recetas propias. Se podrá conocer mejor el larimar de la mano de los que lo extraen y entender el alcance de la obra del padre Miguel Fuertes, un sacerdote cuya pasión por la botánica le llevó a levantar el primer herbolario de la región. También lo hizo con los minerales, esa otra gran riqueza del sur dominicano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here