Iberia compra Air Europa y se convierte en la mayor compañía de España.

0
36

Iberia compra Air Europa por mil millones de euros para crear un hub europeo en Barajas.

Mil millones de euros. Es la cuantía que ha puesto encima de la mesa Iberia para comerse a Air Europa -su rival histórico- , convertir a Adolfo Suárez-Madrid Barajas en uno de los grandes aeropuertos europeos, y controlar las conexiones aéreas entre España e Iberoamérica. La operación, anunciada ayer por la matriz de Iberia, IAG, representa la mayor venta de la historia en el sector aéreo español y abre un esperado baile de fusiones en la aviación.

La operación, cocinada en un secreto absoluto, fue detallada ayer por IAG en un comunicado remitido a la CNMV y se cerrará previsiblemente en la segunda mitad de 2020… si las autoridades de competencia lo permiten. En principio, la marca Air Europa será conservada y la sociedad seguirá siendo un centro de ingresos autónomo dentro de Iberia y dirigida por su presidente, Luis Gallego. Iberia y Air Europa transportaron el año pasado 37 y 17 millones de pasajeros respectivamente. Con su unión, crearán el primer grupo aéreo en España. IAG, además, pasará a controlar el 72% del tráfico nacional.

Pero el alcance de la compra trasciende a ambas compañías. La matriz de Iberia, que también es propietaria de British Airways, Vueling, Level y Air Lingus explicó ayer que la adquisición permitirá transformar el «hub» que posee en Madrid-Barajas en un «verdadero rival» para Ámsterdam, Fráncfort, Londres Heathrow y París Charles de Gaulle, los cuatro aeropuertos más grandes de Europa. En Iberia destacaron que la compra de Air Europa permite potenciar la inversión de 1.570 millones de euros anunciada por Aena para potenciar el crecimiento del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

A nivel empresarial, la venta de Air Europa refuerza la posición de IAG en Iberoamérica, un mercado clave para el grupo. Hace apenas unos días, Delta dio un golpe encima de la mesa en este mercado con la compra del 20% de Latam. El movimiento de IAG permite contrarrestar esta operación y se produce en un contexto clave para la industria. El repunte del precio del petróleo, el Brexit y la encarnizada guerra de precios que vive el sector en Europa han elevado la presión sobre las aerolíneas. Algunas han quebrado; otras buscan refugio en socios externos. La propia IAG ganó un 27% menos entre enero y septiembre por las huelgas y la coyuntura del mercado.

El presidente de Iberia, Luis Gallego, con el consejero delegado de Globalia, Javier Hidalgo
El presidente de Iberia, Luis Gallego, con el consejero delegado de Globalia, Javier Hidalgo – IBERIA

Problemas de competencia

El holding ya había avisado públicamente de que no le importaría protagonizar una compra, siempre y cuando fuera beneficiosa para ambas partes. IAG ya intentó la compra de Norwegian el año pasado, pero las negociaciones no llegaron a buen puerto. Finalmente, el grupo ha cerrado una operación que le permitirá potenciar su «hub» en Barajas y cubrirse así del posible impacto que tendrá el Brexit en su otro gran centro de operaciones: Heathrow. La ruptura del Reino Unido está muy presente en el grupo dirigido por Walsh, que todavía está intentando convencer a Bruselas de que la toma de decisiones del grupo se realiza en Madrid y en Londres.

Fuentes del mercado hacen referencia a que la compra es un movimiento «defensivo». No solo protege al grupo del Brexit, sino que también evita la posible entrada de Air France en el accionariado de Air Europa. Una opción que podría haber creado un serio competidor para IAG y que era contemplada desde que en verano ambas empresas crearan una «joint venture» de forma conjunta. Asimismo, la compra de Air Europa evita que la compañía dirigida hasta ahora por Javier Hidalgo refuerce la alianza que tiene con Ryanair.

Globalia, por su parte, vende una de las joyas de la corona del grupo por una cuantiosa suma y reordena definitivamente su modelo de negocio. La semana pasada se conoció que entraría en el negocio de la alta velocidad española de la mano de Talgo.

Con todo, Air Europa es hoy por hoy una de las principales aerolíneas privadas en España y opera 69 destinos. En 2018, transportó 11,8 millones de pasajeros en 2018 y terminó el año con una flota de 66 aviones. Tras su integración, Iberia pasará a ser la quinta aerolínea más grande de Europa por número de aviones de largo radio, con 63 aeronaves de este tipo.

Desde el punto de vista del tráfico, la operación aportará doce millones de pasajeros adicionales a ambas compañías en 2024, de los cuales 2,5 millones serán de largo radio. Además, permitirá sumar al catálogo del holding hispano-británicootros diez destinos adicionales de largo radio.

La compra será financiada con deuda externa. Después del cierre, se espera que la deuda neta respecto al ebitda de IAG sea 0,3 veces mayor como resultado de la adquisición, en comparación con el 1,2 actual. En el caso de que la compra no llegue a buen puerto, porque sea tumbada por las autoridades de competencia, IAG ha acordado pagar una compensación de 40 millones de euros. «La adquisición de Air Europa supone añadir a IAG una nueva aerolínea competitiva y rentable, haciendo de Madrid un «hub» europeo líder y permitiendo que IAG logre el liderazgo del Atlántico Sur, generando así un valor financiero adicional para nuestros accionistas», explicó ayer el consejero delegado de IAG, Willie Walsh, que aseguró que la operación no será positiva para ambas compañías, sino que será «buena para España y para los consumidores». Tras conocerse la adquisición, el grupo repuntó ayer un 1,08% en Bolsa.