El Metro de Nueva York

0
310

El Metro de Nueva York ocupa, por el número de estaciones, el primer lugar de los sistemas de transporte subterráneo del mundo y es parte indisoluble de la Gran Manzana.

El Metro de Nueva York, The Subway para los neoyorquinos, tiene actualmente más de 470 estaciones, 24 líneas y 336 km. Surge como necesidad ante el desarrollo de la urbe a fines del siglo XIX.

Se inaugura con un tramo elevado el 3 de julio de 1868, aunque las obras del soterrado —dadas las ventajas en seguridad e independencia del tráfico de superficie— comienzan en 1900. Las primeras líneas brindan servicio a partir del 27 de octubre de 1904.

Metro de Nueva York

Hoy día, alrededor del 40% del sistema corre en superficie o en elevados. Podemos recordar las escenas del film The French Connection (1971) con sus persecuciones automovilísticas bajo las estructuras de éstos. En la actualidad y a fin de garantizar una independencia mayor de otros sistemas existentes bajo la urbe (eléctricos, hidráulicos, etc)¸ se emplean máquinas barrenadoras de altas prestaciones, aunque de mayor costo en la construcción.

El sistema total del Metro de Nueva York mueve algo más de 1 800 millones de pasajeros anualmente y trabaja 24 horas todos los días, cosa que hacen solo dos metros más en el mundo. Para energizar el movimiento de los coches, se utiliza un sistema eléctrico DC que oscila entre 600-650 volts a través de un tercer raíl. La trocha de vía es la conocida como standard, de 1 435 mm. Aunque puede alcanzar los 55 km/h, la velocidad promedio de los coches es de 27 km/h.

A pesar de lo importante del servicio para la urbe, en las décadas del 70 y 80, la red del metro sufrió la falta de mantenimiento y reposiciones necesarias, originando una caída del movimiento de pasajeros a los niveles de 1910. Las grietas en los elevados eran visibles y las fallas técnicas en el soterrado originaban demoras prolongadas en los itinerarios.

Metro de Nueva York

En 1990 comenzó un trabajo de reposiciones en todo el sistema que a pesar de las mejoras reales, no ha culminado en nuestros días. No debemos olvidar que a ello se agregó el atentado terrorista a las Torres Gemelas el 9 de septiembre 2001, que afectó gravemente la estación de Cortland Street, situada justamente debajo de estas, e interrumpió el tráfico en otras diez, aunque en marzo 2002 fueron reabiertos siete de ellas y el 15 de septiembre las otras tres. A ello se agregó el huracán Sandy que en 2012 inundó varios túneles cerca de la estación New York Harbor. A pesar de los daños primarios que provocaron sus inundaciones se resolvieron en seis meses, la restauración completa demoró algo más.

El sistema es operado por la New York City Transit Authority, que entre otras mejoras ha incorporado un sistema con tarjeta magnética, la Metro Card, con la cual se adquieren los billetes de acceso a los andenes. Se ha renovado el parque ferroviario, contando en la actualidad con cerca de 7,000 coches. Hoy parecen claras la importancia del Metro de Nueva York en la vida de la ciudad y las acciones necesarias para no retroceder a los tiempos en que estaba en juego la propia existencia del Subway.

Fotos: https://www.turismonuevayork.com/metro-en-nueva-york/